13/9/17

Tarjetas de visita

Como sabéis, ando metida en una andadura personal, querer ser Doula de manera profesional, y para ello necesitaba tarjetas de visita.

Hace bastante que tenía en mente buscar un tipo de tarjeta que fuese especial, diferente y con un toque muy yo, véase un toque crafty.

Estuve buscando y rebuscando, incluso llegué a pensar en hacerlas a mano. Ya me había planteado troquelar tags con la Big Shot, carvar el sello con el logo de la web y pasarme varios días preparándolo todo.

Quería eso, un toque mío, estilo mis creaciones de scrapbooking, que las tarjetas quedasen bonitas, que fuesen diferentes de la típica cartulina rectangular, y que no acaben en un cajón criando polvo.

Y finalmente lo encontré, sin tener que hacerlas a mano.


¡Las etiquetas personalizadas de SelfPackaging eran exactamente lo que estaba buscando!


SelfPackaging es una tienda online que vende cajas de cartón y de mil formas y tamaños (todas preciosísimas) y material de manualidades y etiquetado que yo tengo generalmente muy controlado porqué me da por imaginar estructuras de álbumes de scrapbooking con sus cajitas, y revisando los modelos de tags me topé con las etiquetas personalizadas.

Las etiquetas personalizadas se pueden escoger entre cuatro formatos: tipo banderín, redondas, rectangulares o cuadradas.

Para el formato de las tarjetas de visita que tenía en mente, me decanté por las etiquetas personalizadas rectangulares en color blanco, ya que el logo de mi web es negro sobre fondo blanco y bastante alargado, por lo que pensé que el diseño quedaría mejor, siguiendo el estilo de la web.

El proceso para hacer las etiquetas personalizadas es muy sencillo: desde la propia web de SelfPackaging puedes subir la foto con tu propio diseño o te dan la opción de escribir directamente sobre la plantilla que te enseñan, donde tienes diferentes tipografías y tamaños de letra para dejarlo a tu gusto.

Las mías quedaron así:




Y para darles un toque más, les añadí una cinta enlazada por el agujerito que llevan.

No sé a vosotros, pero a mí me encanta el resultado que ha quedado, y además sirven como punto de libro bonito.




En definitiva, que si buscáis algo diferente como tarjetas de visita para repartir y que llamen la atención, os recomiendo las etiquetas personalizadas de SelfPackaging, dan más juego que las típicas tarjetas de toda la vida y además quedan mucho más bonitas.

A las próximas, les añadiré un código QR que dirija al blog de la web, para acabar de completarlas.

Por cierto, si queréis chafardear alguno de los proyectos que he hecho con material de SelfPackaging, aquí os dejo la estructura de mini álbum o álbum de recuerdos de scrapbooking que preparé con unas de sus cajas de cartón, el marco de fotos que hice con las figuras y cartulinas color craft.




22/8/17

Material para guardería y preescolar

Se acerca finales de agosto y en breve llega el inicio del curso escolar, y con él el estrés de qué material necesitamos comprar para la guardería o preescolar.

Normalmente, no tenemos mucho lugar para la imaginación, porqué cada centro reparte la lista de lo que hay que comprar, pero por si alguien anda perdida entre las mil y una opciones que hay, os traigo una lista de cosas prácticas y que seguramente se adecue a casi todos los centros.

Además, la mayoría de material para guardería y preescolar que os indico ayuda a que los peques de la casa puedan ser autónomos en su día a día en el cole y os voy a ir explicando el porqué.


¿Qué llevar a la guardería?



En casi todas las guarderías públicas de Barcelona se pide a las familias que lleven las siguientes cosas:

- Dos bolsas de tela de 40 x 50 cm: una será para la ropa limpia que se guarda en la taquilla de la clase y otra para la ropa sucia, que se recoge cada día. Se pide que sean de tela porqué son más prácticas de lavar que las mochilas, y los peques pueden cogerlas y volver a ponerlas en su colgador más fácilmente.

- Una bolsa pequeña de tela para el chupete: igual que las bolsas anteriores, se pide que sea de tela por higiene, ya que es fácil meterla en la lavadora cada semana.

- Chupete personalizado: puede ser con el nombre o con una cinta que lo distinga, pero lo ideal es que lleve algo que sea único al del resto de los compañeros, primero para que la pobre maestra no se estrese los primeros días para aprenderse de quién es cada uno (cosa que acabará sabiendo) y para que los propios niños también los distingan.

- Baberos con cuello de goma: os parecerá una tontería, pero el hecho de que el cuello sea de goma, permite que los peques aprendan muy rápido a ponérselo y quitárselo solos, cosa que les llena de satisfacción. Los de la foto son de rizo y plastificados por detrás y de una calidad estupenda por sólo 3€.

- Babis (batas en catalán) con cuello y puños de goma: como los baberos, permite que los niños intenten ponérselos solos y además le ahorramos a las maestras abotonar los babis de 20 niños...

- Toallas personalizadas (para cambiador y para manos): estamos en lo de siempre, le ahorramos trabajo a las maestras para distinguirlas (mi querida M se aprendió hasta el olor del suavizante que usaban algunas madres para distinguir de quién era cada toalla) y los peques también las reconocen. Por cierto, la de tamaño tocador para secarse las manos, debería llevar una beta lo suficientemente larga para que los peques puedan colgarla fácilmente.

A parte de todo ésto, deberéis preparar un par de mudas de ropa limpia, toallitas, pañales, crema para el culete y manopla o esponjas jabonosas.


¿Qué se necesita para preescolar?



Los colegios son un mundo diferente a las guarderías, pero en preescolar los peques siguen adquiriendo autonomía y hay que ayudarles poniendo material a su alcance adecuado para ello.

- Mochila: os recomiendo mochilas medianas y de cremallera. Cada día sólo llevarán la agenda y el desayuno, pero los lunes y viernes añadirán el babi, vaso e incluso la sábana si hacen siesta en P3, por lo que mejor que les quepa todo que no que lleven la mochila abierta por no poder cerrarla y vayan perdiendo cosas.

- Vaso personalizado: en las guarderías acostumbran a poner sus vasos, pero en los colegios cada vez más se pide que lleven un vaso de casa, y mejor comprar uno de buena calidad y personalizado que no uno del chino al que se le vaya borrando el dibujo. (AFAs del mundo, estos vasos son un buen regalo de fin de curso para las criaturas que acaban la guarde y pasan a P3. Tenedlo en cuenta, jejeje!)

- Kit de desayuno: cuando hablo de kit para desayuno incluyo una bolsa de tela, un tupper con tapa de bisagra (así lo pueden cerrar bien y no se pierde la tapa) para llevar la fruta, bocadillo, galletas o lo que les pongáis a vuestros hijos, y una servilleta de tela.

Si la bolsa y la servilleta son de tela se pueden lavar fácilmente y no es necesario usar desechables de plástico. Y con el tupper también ahorramos en bolsas y papel de aluminio. Así ahorramos y creamos menos residuos, enseñándoles a los niños a cuidar un poco el medio ambiente.

- Sábana bajera: con la magnífica conciliación de este país, una gran parte de las criaturas tienen que quedarse a comer y dormir la siesta en la guardería o cole, por lo que se nos pide una sábana bajera para el colchón o las hamacas como la de la foto. 

Si no queréis comprar una sábana especial como la que os muestro, podéis coger una bajera normal y coserle gomas haciendo escuadra en las cuatro esquinas, de manera que se puedan pasar por las patas de la hamaca. Y también es una buena idea coserle el nombre o un trozo de tela diferente en un rincón para que los peques distingan cuál es su cama.

¿Cómo marcar la ropa?


A parte de todo lo anterior, la pregunta del millón muchas veces es cómo marcar la ropa, y ahí para gustos los colores...

Hay quién coge un rotulador permanente y se pone a escribir el nombre a mano, otros prefieres las chapas de quita y pon, pero las opciones más usadas son las etiquetas o los sellos.



Como madre de familia numerosa, os puedo asegurar que lo más práctico es el sello. Sinceramente, no me veo cada temporada planchando cientos de etiquetas en todas las prendas de ropa...

Y si además os personalizáis el sello con los apellidos en vez del nombre, os sirve para todos los peques de casa.

Para terminar, os dejó el enlace a un post que escribí el año pasado con un par truquillos de trimadre para ahorraros trabajo y dinero.

Espero que os sea de utilidad y ahorréis todo lo que podáis, que septiembre siempre resiente los bolsillos de las familias.




18/7/17

Vasos con pajita

Esta semana, los peques han podido probar una de las novedades para esta temporada de Dr. Brown’s, los vasos con pajita que además son térmicos y mantienen el agua fresca durante más tiempo que el resto.



Una de las costumbres que tenemos en casa es facilitar que nuestros hijos sean autónomos en sus necesidades básicas, y beber es una de ellas, por lo que procuramos que tengan agua a su disposición para que puedan beber cuando les apetezca sin necesidad de que un adulto les tenga que poner agua en un vaso.

Pero claro, según lo que les dejes al alcance implica que pueda acabar el agua por el suelo, así que intentamos darles botellas, bidones o vasos que viertan la mínima agua posible.

Hasta ahora teníamos unos bidones tipo ciclista de aluminio con dibujos que, seamos sinceros, ya necesitaban un cambio, porqué las boquillas no hay quién las consiga devolver a su color original...



Recibimos el catálogo de novedades de Bebé Innova y como a los niños les gustaron los dibujos del diseño, aprovechamos para coger los vasos con pajita, y os explico los motivos de la elección:
  • Son de los que tienen más capacidad (300 ml)
  • Son térmicos, por lo que con la magnífica ola de calor que estamos sufriendo, va de lujo para que el agua no se convierta en caldo
  • No gotean
  • ¡Tienen pajita!

Os explico porqué remarco con signos de exclamación que sea un vaso con pajita…

A tiene problemas para articular ciertos fonemas debido al gran frenillo sublingual que nadie detectó que tenía hasta finales del año pasado y del que le operaron en enero.

Ese frenillo, además de no permitirle hablar bien, no le dejaba mover bien la lengua ni el resto de músculos de orofaciales, haciendo que sufra hipotonía en toda la zona de la boca y mejillas.

Fijaros en la fuerza que hace con las mejillas


Ha estado yendo todo el curso a la logopeda y con los ejercicios que hacía allí, algunos que hacemos en casa, y la operación ha mejorado bastante, pero tenemos que seguir con ello y ahora en verano como pasan varias semanas con los abuelos (acordados que la conciliación son los abuelos) había que buscar otras maneras de que ejercite toda la musculatura orofacial sin agobiarles a ellos.

Y sí, beber con pajita es una de la maneras de conseguir que haga fuerza con la musculatura orofacial, y más si es con pajitas que tienen válvulas anti-goteo porqué tienen más resistencia.

Que sí, que eso solo afecta a A, pero aquí va todo en packs de tres y los vasos no iban a ser menos.

El viernes les dimos los vasos a los tres peques y ya se los han llevado a la playa y la piscina, y ellos mismos han querido comprobar si gotean o no.

Por la noche también nos han ido de lujo, porque aunque los cojamos a oscuras y sean los peques los que los dejen luego por la cama o en cualquier rincón, no sufrimos porque mojen las sábanas o se les caiga por encima del pijama.



Y los tres dicen que el agua está más fresquita, así que entiendo que la doble cámara que tienen los vasos debe funcionar bien y permite que no se caliente tan rápido el agua.

Visto lo visto, si buscáis un vaso para vuestros hijos que vaya más allá de los vasos de aprendizaje con boquilla, que tenga diseños divertidos y que además permitan que el agua no se caliente tal cuál la saques de la nevera, esta novedad de Dr. Brown’s puede ser una muy buena opción.

Y recomendadísimo si vuestros peques necesitan hacer praxias de logopedia.